Los porqué de utilizar marketing digital para tu empresa.

El marketing digital ha llegado para darle igualdad de competencia tanto a las grandes como a las pequeñas empresas en cuanto a notoriedad y publicidad en el medio. El mayor beneficio del marketing digital, especialmente para Pymes, es que “democratiza” las opciones entre competidores y crea nuevas opciones de negocios que antes no existían. Si lo haces bien, puedes rentabilizar tu inversión. Estos beneficios los aprovecharán las empresas que tengan la ventaja de saber hacer o “know how” y en el profesionalismo que le inyecte a su proyecto de marketing digital. Esto es sin lugar a duda será la principal diferenciación desde donde se desprende el éxito posterior.

La competencia entre la marca personal o de una pequeña empresa y una marca corporativa era impensable hasta hace poco, justo antes de la llegada del marketing digital. Gracias a Internet las marcas personales y pequeñas empresas se mueven como pez en el agua ganando terreno sobre las marcas de las grandes empresas que aún no se adaptan a este nuevo medio.

Estrategia de Marketing Digital

Principales beneficios que del marketing digital para las empresas

Los beneficios de adoptar el marketing digital como estrategia de marketing son muchos. Por eso, vale la pena invertir en conocimiento sobre la materia, entrenar al equipo de trabajo, abrir un departamento especial en la empresa o contratar una agencia de marketing digital.

Logra conocer los intereses de tu público objetivo a través de tu sitio web y redes sociales. En una página web se puede hacer seguimiento del recorrido que hace una persona mientras visita tu página. Puedes saber qué tipo de productos compra, qué tipos de post le interesa y hasta cuánto tiempo invierte leyendo en esos temas. También es una realidad que en las redes sociales exista información vital para nuestro negocio sobre los clientes en cuanto a sexo, localidad, idioma, país, cultura y cualquier otra característica de nuestro interés. Si se aprovecha esta información tendremos la posibilidad de describir mejor nuestro “buyer persona”, tipificación que podemos realizar de un comprador o influenciador de nuestros productos o servicios, pudiéndose segmentar mejor los contactos para realizar diferentes campañas enfocadas a los diferentes objetivos de nuestros distintos segmentos de audiencia, obteniendo de este modo, resultados más efectivos.

El marketing digital está orientado a la acción, siendo las conversiones el principal indicador de que la estrategia planteada está funcionando. Las conversiones no sólo se refieren a ventas, si no que también a las acciones que se logra realice un usuario cuando visita tu sitio web. Existen conversión cuando alguien se suscribe, cuando se descarga una información de producto gratuito, cuando se participa en las redes sociales, etc. Todo esto se logra con un llamado a la acción, mejor conocido en inglés como “call to action”; el cual colocado en el lugar correcto y en el momento indicado resulta ser la puerta hacia la conversión y por ende la generación de un nuevo contacto. Por esa razón, la optimización de las conversiones es el centro de interés de los profesionales del marketing.

El aumento de las ventas se genera de una manera distinta en el marketing digital. Los clientes no se persiguen, ellos llegan a nuestra tienda online o nuestro sitio web buscando justo lo que necesitan. Esto es gracias al inbound marketing, una estrategia que pone en el centro al marketing de contenidos para aumentar las ventas. El inbound marketing es una especie de embudo de venta que consiste en generar tráfico en la web a través de una estrategia de contenidos, para luego captar leads (clientes potenciales) generando interés por información gratuita de gran valor y de esta manera incentivar a la compra creando confianza y fidelización a la marca.

Cuando una marca se preocupa por diseñar buenos productos y servicios y lo que vende es exactamente lo que ofrece, se comienza a producir conversación muy positiva alrededor de la marca. A esto se le llama tener buena reputación y por internet es muy fácil crearla, mantenerla y hacerla pública. Pero… ¡atención! tener una mala reputación es igual de fácil. Así que cuida de que los productos y servicios que ofrezcas siempre sean de calidad.

A medida que se hace marketing digital se desarrolla el branding de la empresa. Al utilizar las redes sociales, al publicar un post, al contestar una pregunta a cada cliente, al escribir en una página web se comunica un mensaje, se desarrolla un tono de voz, en definitiva, se construye una marca.

Mientras se va creando una marca y se interactúa con los clientes e interesados, se va desarrollando una comunidad. En esta conversación que se genera alrededor de la marca se puede conocer las necesidades reales de los clientes, mejorar los productos, adecuar los servicios y sentir la satisfacción de que nuestra marca ayuda a miles de personas por todo el mundo. Poder interactuar tan cercanamente con los clientes es un beneficio que no ofrece ningún otro medio. La experiencia personalizada y el trato tan cercano con las personas aumenta el “engagement” o el enganche y la fidelización a la marca.

Con internet no hay fronteras ni límites más que el idioma y la cultura. Tus productos y servicios pueden ser vendidos en una comunidad global. Sin embargo, la segmentación siempre es recomendable para atraer clientes de calidad, aunque no exista límite aparente para vender. La estrategia del marketing digital está principalmente enfocada en atraer al cliente ideal, a llamar su atención y retenerlo.

El marketing digital es más económico que el marketing tradicional, por lo que puede ajustarse al presupuesto tanto de grandes empresas como de pequeñas, sin que la calidad sea menor. Para una pequeña empresa salir en la TV, en la prensa o en la radio puede ser impensable cuando está comenzando. Sin embargo, las grandes empresas han reconocido el ahorro y buenos resultados que les ha generado el invertir en marketing digital.

Y la gran ventaja del marketing digital es que todas las estrategias implementadas se pueden medir. Esto es una ventaja que tiene sobre el marketing tradicional. La analítica web es posible aplicarla en los blogs, las redes sociales, en las ventas, en las campañas publicitarias y en realidad en cualquier acción digital que realices. Por lo tanto, siempre puede mejorarse una estrategia y realizar pruebas diferentes para ver que da más resultado. Otra gran ventaja es que se puede medir el ROI con mucha más precisión, no es necesario hacer tantas estimaciones como se realiza en la publicidad convencional para justificar la inversión.

Además, la mayoría de las herramientas de analítica son gratuitas, aunque también hay pagas en las que vale la pena invertir, ya que ofrecen paquetes muy interesantes.

¿Quieres aumentar tu ingresos?

Usa Marketing Digital y asesórate por expertos